¿Y qué puede ser peor que dañar la relación con mis hijos?

Muchas veces como madre me he encontrado estresada y agobiada por las circunstancias, con deseo de control sobre mis hijos y sintiendo que si no logro que mi hijo haga X cosa parece que el mundo se puede abrir y tragarnos. Así que puedo empatizar con madres y padres que sienten que necesitan obligar a sus hijos a hacer algo porque si no lo hacen la mente se imagina miles de fatales consecuencias:
 
Lograr que se vistan rápido así sea vistiéndolos uno mismo para que la ruta escolar no los deje, pues si el niño pierde la ruta, quizá pierda una valiosa lección y quizá pierda el año escolar y quizá pierda la oportunidad de ser exitoso en la vida.
 
Obligarles a terminar su plato de comida así tengan que comérselo llorando, pues si no se lo comen quizá no tengan las calorías necesarias y su cuerpo se debilite y quizá por eso no logren entrar al equipo de atletismo y quizá pierdan la oportunidad de ser unos triunfadores.
 
Darles un pellizco cuando no vea la abuela para que detengan esa actitud desafiante, no sea que la abuela crea que el niño es un grosero y le cuente a toda la familia, la familia lo etiquete, ya ningún primo le quiera volver a hablar y se vuelva un rechazado y jamás tenga buenas relaciones interpersonales.
 
Realmente como padres tenemos la habilidad de crear y creer estas historias, y otras mas terroríficas aún. Todo esto nos llena de ansiedad, temor y nos impulsa a buscar recetas instantáneas que no educan al niño pero que nos ayudan a calmar nuestros miedos y a descargarlos, ahí es cuando controlamos, inhabilitamos, castigamos, etc.
 
Mi truco cuando me encuentro en alguno de estos escenarios es: hago un PARE y me imagino que eso tan grave realmente no va a pasar, que quizá solo perderá la ruta un día (o varios), que solo tendrá hambre más tarde ó que simplemente la abuela puede pensar lo que pueda/quiera y que luego tendrá otras oportunidades para ver el lado noble de mi hijo. Entonces ahí me doy cuenta de que lo más grave que puede pasar es que dañe la relación con mi hijo, que mis limitaciones me lleven a actuar en contra de su persona y por lo tanto en contra de la confianza y el vínculo que tanto necesita para crecer sabiéndose amado, capaz, poderoso y hábil.  (tomado de Pamela Moreno, colaboradora con Disciplina Positiva en abrazarte.org)
 
La vida es ahora, es hoy cuando estamos construyendo nuestro presente, lo importante es hoy, no mañana!
 
Invierte tiempo en la relación con tu hijo.
Invierte tiempo en cuidarte a ti.
Invierte tiempo en modificar tus pensamientos para que tu día a día sea menos drama y más gozo!
 
 
Comparte con quien quieras !!!
Gracias
abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s